El Poder del Fénix, a punto de quedarse desnudo

Tras meses de silencio, volvemos con noticias sobre El Poder del Fénix (Ciclo de la Torre Negra). Primero queremos aclarar la razón de estar tanto tiempo sin hablar. Llevamos desde septiembre del año pasado con la novela lista para imprimir, solo nos faltaban dos cosas: la portada y el dinero para hacer realidad el proyecto. Ahora bien, la persona a la que nosotros elegimos para «vestir» a nuestro nuevo «hijo» se comprometió a darnos su trabajo el citado mes, pero lo ha hecho a primeros de mayo, no sin hacernos pasar un calvario por su total y absoluta falta de profesionalidad y de palabra. Con deciros que hace menos de un mes, nos vimos en la tesitura de no tener portada y tener que volver a la casilla de salida. Como esperamos que comprendáis en este tiempo solo nos salían sapos y culebras de la boca y decidimos no escribir nada, aguantando toda la chulería, el cinismo y la superioridad moral de esta tipa. Os vamos a citar dos de sus perlas para que sepáis de qué tipo de profesional estamos hablando.

Al revisar el boceto final, por enero de este año, ya llevaba cuatro meses de retraso, nos dimos cuenta que faltaban, entre otras cosas, tildes en el título y en nuestros nombres, único texto que no pudo cortar y pegarlo. Tras decírselo, nos contestó, un mes después, que «la tipografía al ser inglesa no lleva tildes» y que era culpa de la tipografía que no estén, aunque ya lo había solucionado. No sé, llamarnos raros, pero si voy a poner un título en español yo no busco una tipografía que no acepte ese idioma, y algo sabemos de esto cuando elegimos el tipo de letra de nuestra primera novela El Despertar. Lo peor vino en el lomo, no estaban nuestros nombres por ningún lado. Su respuesta fue: «Probaré a ver si caben, pero serán pequeñitos… Los omití por espacio, pero entiendo que los queráis poner». Esto podría ser una anécdota graciosa si no lleváramos meses esperando ese boceto, recibiendo desplantes y excusas por su parte, y no hubiéramos dejado claro en varias ocasiones que nuestros nombres debían de ir en el lomo y en el anverso de la portada sí o sí, como lo hacen todas las novelas del mundo editorial. Por suerte nos hizo el favor de ponerlos. Gracias Isabel, eres la mejor (este es lenguaje a que ella está acostumbrada, el del servilismo).

En fin, no vamos a alargar más esta entrada con el fiasco de ilustradora, aunque no descartamos dedicarle un post íntegro, como ya hicimos con ViveLibro, para que todos los que nos lean sepan a lo que se enfrentan con esta señora si deciden contar con sus servicios «profesionales». Mientras tanto, nosotros, tras dejar atrás este lastre, seguiremos trabajando para sacar El Poder del Fénix este año, a pesar de todo.

Os mantendremos informados, como siempre. Por el momento, solo deseamos que os encontréis bien de salud y que la pandemia del Covid no haya hecho estragos en vosotros y en vuestras familias.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa