Reflexiones existenciales de dos autores independientes

Un enero más, y ya van unos cuantos, regresamos de nuestras vacaciones navideñas con una entrada reflexiva. Quizá sea porque el nuevo año te hace mirar atrás y plantearte nuevos retos, o porque no hace mucho fue el Blue Monday (el que dicen que es el día más triste y depresivo del año) y nos encontramos un poco bajos de moral, en esta ocasión nos va a quedar más melancólica que en otras ocasiones. 

Sí, queridos lectores de blog (si es que todavía queda alguno), tras un año donde han bajado las visitas de forma considerable, los seguidores de Facebook y Google +, sobre todo en la última mitad de año, y nuestra presencia en eventos, nuestra sensación es que estamos en una crisis virtual a la que no ponemos poner solución a corto plazo. Sí, amigos, la literatura no nos da de comer. Los ingresos que obtenemos por El Despertar (Ciclo de la Torre Negra) tras tres años y pico desde su publicación no nos dan para vivir. La verdad es que no lo han hecho nunca. Por esto, nos tenemos que buscar las castañas fuera de las letras y esto nos resta tiempo para lo demás. También es cierto que nosotros no escribimos para ganar dinero, como tampoco vamos a regalar nuestro esfuerzo, talento, creatividad y las largas horas de trabajo que le dedicamos a esto de juntar palabras. No queremos fama, pero sí que nos lean. Por esta razón, el silencio nos mata, nos desmotiva y nos hace plantearnos si todo este esfuerzo merece la pena. Necesitamos feedback o retroalimentarnos, ya que pelearse contra un muro a solas es cansado, inútil y lo único que te proporciona es dolor de cabeza.

Lo hemos dicho otras veces, que los números no nos importan, pero al mundo que nos rodea sí. Cualquier impresentable tiene influencia si tiene cierta cantidad de seguidores en tal red social y esto le hace llegar a más gente (que es nuestro fin, que nos lean), no importa lo más mínimo la calidad de lo que ofrece, sino la gente que se hace eco de sus movidas. Nosotros apostamos, y apostaremos siempre, por la calidad por encima de la cantidad. Si algo no nos gusta, que somos bastante exigentes con nosotros mismos, lo descartamos sin dudarlo. Es más, en el nuevo libro hay varios capítulos que han sido reescritos por completo, porque no nos parecían lo suficientemente buenos. Preferimos tardar más en producir trama a que sea peor que la anterior. Somos así. Por esa razón, nos preocupa esta aparente falta de interés hacia nuestra obra. Quizá esta es nuestra cima, que ya hayamos alcanzado el tope y ahora todo lo que nos queda es cuesta abajo, sin embargo, no nos vamos a rendir, por el momento.

Este año sacaremos nuestro segundo libro. No sabemos la fecha, ya que depende mucho del tiempo libre que tengamos para trabajar en él. Nuevamente acudiremos al mecenazgo para publicarlo, ya que no queremos saber nada de editoriales de autoedición, coedición o similares. Si alguien se interesa por nuestra obra, que lo haga de verdad, no para sangrarnos o dorarnos la píldora y, como ya sabéis, nadie lo ha hecho, así que no nos queda otra que recurrir al crowdfunding. Ya os iremos contando, pero que os quede claro, que vamos a seguir dando guerra y contando con vosotros y deseamos que esta colaboración sea en doble dirección.

Comentarios

  1. Os comprendo perfectamente. Yo publiqué mi primera novela, cuya primera parte había escrito hace más de diez años, con una editorial independiente a la que tuve que comprar 50 ejemplares a precio reducido. Eso sí, el libro quedó muy bien, me sentí orgulloso y contento, pero en todo un año sólo he vendido 60 ejemplares.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que hayas podido vender 60 libros. Eso no es nada fácil. Pienso que entre autores indies tenemos que apoyarnos para salir adelante por nosotros mismos en este mundo de editoriales y pirateo a mansalva. Un saludo a todos y no cejéis en vuestro empeno.

      Eliminar
  2. Bueno, nuestro caso es completamente distinto al tuyo. Hemos vendido bastante más, no nos obligaron a comprar nada y llevamos tres años dando caña. Eso sí, nos topamos con unos ladrones a los que no vamos a dar más publicidad.
    Gracias por comentar y a salir dando guerra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro