Comienza el curso y El Despertar prosigue andadura

Imagen
Tras nuestro descanso vacacional, merecido por otra parte, volvemos a la carga con otra entrada más. Como no os vamos a contar qué hemos hecho en nuestras escapadas estivales, ya que no somos ni ese tipo de personas, ni este blog trata de viajes intensos a lugares exóticos (aunque estemos trabajando en los retiros a lugares fantásticos incluso cuando se impone el descanso), os narraremos lo que nos aconteció justo antes de agosto: nuestro fugaz paso por la Navacom, Convención de Rol y Fantasía de Navacerrada, aunque os advertimos que hay poco que contar.
La impresión general sobre la convención fue buena. Volvimos a reencontrarnos con viejos conocidos, algún que otro «ciclofan» que hacía años que no veíamos y disfrutamos de una jornada interesante y fresquita, lo que ya de por sí hubiera sido una alegría con el calor que hizo en julio en Madrid. Con respecto a nuestra participación en la Navacom fue todo lo bien que cabía esperar. En este punto es donde más hincapié vamos a hacer ya …

Cuentos de Navidad con un fin solidario

Tenemos el placer de haber participado en una iniciativa promovida por el autor salmantino Alberto Blanco Rubio, que ha logrado convencer a varios autores en ciernes para escribir un cuento de Navidad, con el fin de reunirlos todos en un cuaderno que se ha comercializado en Salamanca a un precio de 2 euros. El dinero obtenido por la venta se ha destinado a la compra de la comida que ilustra esta entrada, que se ha donado íntegramente al Banco de Alimentos de Salamanca.

Os dejamos nuestra humilde aportación al proyecto solidario, nuestros dos cuentos, porque consideramos que es una manera tan válida como cualquier otra de desearos que entréis con buen pie en 2014, año en el que esperamos que El Despertar nos depare muchas alegrías. ¡Feliz Año!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro