El Despertar reafirma presencia y éxitos feriales

Imagen
Ha sido nuestra tercera experiencia como autores con una mano delante y otra detrás que logran hacerse un hueco en las grandes ferias y no erramos si repetimos lo que dice el refrán, «a la tercera va la vencida». Así nos sentimos: orgullosos, felices, agradecidos y emocionados (como la gran Lina Morgan, que en paz descanse). Y es que nos corre por las venas un sentimiento festivo que no nos lo agria ni Donald Trump (que ni descansa en paz ni deja descansar). A lo que vamos, nos hemos sentido más comprendidos, queridos y arropados que nunca. Lo que, en definitiva, se ha reflejado en las ventas, que se han dado muy bien. Por todo ello, gracias a todos.

Gracias a los amigos que os habéis acercado a darnos ánimo y buena conversación. Gracias a los que habéis apostado por nosotros comprando nuestra novela ante tan buena y extensa competencia, sin conocernos de nada. Gracias a los que, aún conociéndonos, habéis decidido reafirmar vuestra apuesta por nosotros ahora en nuestra faceta de escr…

Cuentos de Navidad con un fin solidario

Tenemos el placer de haber participado en una iniciativa promovida por el autor salmantino Alberto Blanco Rubio, que ha logrado convencer a varios autores en ciernes para escribir un cuento de Navidad, con el fin de reunirlos todos en un cuaderno que se ha comercializado en Salamanca a un precio de 2 euros. El dinero obtenido por la venta se ha destinado a la compra de la comida que ilustra esta entrada, que se ha donado íntegramente al Banco de Alimentos de Salamanca.

Os dejamos nuestra humilde aportación al proyecto solidario, nuestros dos cuentos, porque consideramos que es una manera tan válida como cualquier otra de desearos que entréis con buen pie en 2014, año en el que esperamos que El Despertar nos depare muchas alegrías. ¡Feliz Año!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro