El Despertar reafirma presencia y éxitos feriales

Imagen
Ha sido nuestra tercera experiencia como autores con una mano delante y otra detrás que logran hacerse un hueco en las grandes ferias y no erramos si repetimos lo que dice el refrán, «a la tercera va la vencida». Así nos sentimos: orgullosos, felices, agradecidos y emocionados (como la gran Lina Morgan, que en paz descanse). Y es que nos corre por las venas un sentimiento festivo que no nos lo agria ni Donald Trump (que ni descansa en paz ni deja descansar). A lo que vamos, nos hemos sentido más comprendidos, queridos y arropados que nunca. Lo que, en definitiva, se ha reflejado en las ventas, que se han dado muy bien. Por todo ello, gracias a todos.

Gracias a los amigos que os habéis acercado a darnos ánimo y buena conversación. Gracias a los que habéis apostado por nosotros comprando nuestra novela ante tan buena y extensa competencia, sin conocernos de nada. Gracias a los que, aún conociéndonos, habéis decidido reafirmar vuestra apuesta por nosotros ahora en nuestra faceta de escr…

Celebra la Navidad con El Despertar


¡Avance informativo! Ya que tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina, hemos pensado que una manera de celebrarla con algo bueno, bonito y que contribuya a haceros pasar un rato especial durante estos días es con el segundo capítulo de El Despertar (Ciclo de la Torre Negra): “Un extraño entre extraños”. Porque estas fechas son proclives a la reunión, a la diversión, a la felicidad, pero también es un tiempo propenso a la melancolía, sobre todo si no te encuentras en compañía de los tuyos o, simplemente, ya no están.  O quizás ambas cosas a la vez.

En resumidas cuentas, que el 10 de diciembre os haremos el mejor regalo del que somos capaces, este segundo pedacito de nuestro proyecto que comienza así:
Un carro cargado cubierto con una lona negra serpenteaba los caminos con paso decidido. Hacía un frío casi invernal, el viento arremolinaba las hojas del suelo y la luna estaba llena. El carretero maldecía su suerte y hablaba con su caballo percherón quejándose constantemente de su fortuna. Una enorme figura lo observaba más adelante, refugiado entre las sombras. Cuando se acercó a su altura, salió de su escondite pero permaneció en una zona sombría”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro