Comienza el curso y El Despertar prosigue andadura

Imagen
Tras nuestro descanso vacacional, merecido por otra parte, volvemos a la carga con otra entrada más. Como no os vamos a contar qué hemos hecho en nuestras escapadas estivales, ya que no somos ni ese tipo de personas, ni este blog trata de viajes intensos a lugares exóticos (aunque estemos trabajando en los retiros a lugares fantásticos incluso cuando se impone el descanso), os narraremos lo que nos aconteció justo antes de agosto: nuestro fugaz paso por la Navacom, Convención de Rol y Fantasía de Navacerrada, aunque os advertimos que hay poco que contar.
La impresión general sobre la convención fue buena. Volvimos a reencontrarnos con viejos conocidos, algún que otro «ciclofan» que hacía años que no veíamos y disfrutamos de una jornada interesante y fresquita, lo que ya de por sí hubiera sido una alegría con el calor que hizo en julio en Madrid. Con respecto a nuestra participación en la Navacom fue todo lo bien que cabía esperar. En este punto es donde más hincapié vamos a hacer ya …

Celebra la Navidad con El Despertar


¡Avance informativo! Ya que tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina, hemos pensado que una manera de celebrarla con algo bueno, bonito y que contribuya a haceros pasar un rato especial durante estos días es con el segundo capítulo de El Despertar (Ciclo de la Torre Negra): “Un extraño entre extraños”. Porque estas fechas son proclives a la reunión, a la diversión, a la felicidad, pero también es un tiempo propenso a la melancolía, sobre todo si no te encuentras en compañía de los tuyos o, simplemente, ya no están.  O quizás ambas cosas a la vez.

En resumidas cuentas, que el 10 de diciembre os haremos el mejor regalo del que somos capaces, este segundo pedacito de nuestro proyecto que comienza así:
Un carro cargado cubierto con una lona negra serpenteaba los caminos con paso decidido. Hacía un frío casi invernal, el viento arremolinaba las hojas del suelo y la luna estaba llena. El carretero maldecía su suerte y hablaba con su caballo percherón quejándose constantemente de su fortuna. Una enorme figura lo observaba más adelante, refugiado entre las sombras. Cuando se acercó a su altura, salió de su escondite pero permaneció en una zona sombría”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro