Comienza el curso y El Despertar prosigue andadura

Imagen
Tras nuestro descanso vacacional, merecido por otra parte, volvemos a la carga con otra entrada más. Como no os vamos a contar qué hemos hecho en nuestras escapadas estivales, ya que no somos ni ese tipo de personas, ni este blog trata de viajes intensos a lugares exóticos (aunque estemos trabajando en los retiros a lugares fantásticos incluso cuando se impone el descanso), os narraremos lo que nos aconteció justo antes de agosto: nuestro fugaz paso por la Navacom, Convención de Rol y Fantasía de Navacerrada, aunque os advertimos que hay poco que contar.
La impresión general sobre la convención fue buena. Volvimos a reencontrarnos con viejos conocidos, algún que otro «ciclofan» que hacía años que no veíamos y disfrutamos de una jornada interesante y fresquita, lo que ya de por sí hubiera sido una alegría con el calor que hizo en julio en Madrid. Con respecto a nuestra participación en la Navacom fue todo lo bien que cabía esperar. En este punto es donde más hincapié vamos a hacer ya …

El Despertar - Lectores: La Lingüista

Reacción Nº3: La Lingüista

Perfil: Mujer con un fantástico dragón rojo de medio metro en su mesa de comedor. Lectora compulsiva (gracias a sus largos viajes en transporte público).

Tiempo de lectura: 9 días.

Reacción: ¡El segundo lo quiero para ayer! Me he quedado con ganas de más. No soy ninguna entendida, pero sé cuando un libro me gusta y El Despertar me ha enganchado. Me encanta Yfarur y Maika me parece una llorona. Pero echo de menos una cosa: idiomas, palabras en elfo, orco, la lengua de los dragones, etc.

Respuesta: La adicción de El Despertar se debe a las pequeñas dosis de estupefacientes virtuales que maliciosamente hemos insertado entre sus páginas… creo que se ha apoderado de nosotros Yfarur, curioso. Lo de los idiomas viene de lejos. Nos costó mucho aprender el sindarín y ahora estamos con el chiquitistaní (fistro pecador). Gracias Chuni A.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro