Comienza el curso y El Despertar prosigue andadura

Imagen
Tras nuestro descanso vacacional, merecido por otra parte, volvemos a la carga con otra entrada más. Como no os vamos a contar qué hemos hecho en nuestras escapadas estivales, ya que no somos ni ese tipo de personas, ni este blog trata de viajes intensos a lugares exóticos (aunque estemos trabajando en los retiros a lugares fantásticos incluso cuando se impone el descanso), os narraremos lo que nos aconteció justo antes de agosto: nuestro fugaz paso por la Navacom, Convención de Rol y Fantasía de Navacerrada, aunque os advertimos que hay poco que contar.
La impresión general sobre la convención fue buena. Volvimos a reencontrarnos con viejos conocidos, algún que otro «ciclofan» que hacía años que no veíamos y disfrutamos de una jornada interesante y fresquita, lo que ya de por sí hubiera sido una alegría con el calor que hizo en julio en Madrid. Con respecto a nuestra participación en la Navacom fue todo lo bien que cabía esperar. En este punto es donde más hincapié vamos a hacer ya …

¿Cuánto tiempo habéis tardado en escribir El Despertar?

El Despertar comenzó a gestarse sobre el papel en febrero de 2012. La primera frase fue la más costosa. Ya sabemos que parece algo extraño pensar que nos costara escribir más de diez minutos: “Era una noche tempestuosa”, pero cuando te enfrentas a un reto de este tamaño, y con la idea clara de intentar atraer a todo lector que se tope con estas primeras líneas, la primera frase, se nos antojaba, fundamental. Os parecerá raro, pero estas cuatro palabras son las más controvertidas de todo El Despertar y solamente por la cabezonería de uno de nosotros, ya que al otro sigue sin convencerle, continúan formando parte del comienzo del libro.

Recreación del cuadro de Dalí Relojes Blandos o La Perseverancia de la Memoria.
Recreación del cuadro de Dalí
 Relojes Blandos o La Perseverancia
de la Memoria.
Tampoco teníamos un plan de trabajo muy estructurado, es decir, no nos poníamos horarios, ni imposiciones. Avanzábamos cuando salía y cuando no venía lo dejábamos e íbamos a otra cosa. Era más un hobbit, perdón hobby, que una obligación. No nos consideramos genios que construyan algo sin esfuerzo y sin dedicarle mucho tiempo, más bien nos devanamos considerablemente el seso para crear algo con la suficiente calidad, o al menos eso deseamos, pero sin obsesionarnos.

Para concluir y dejar las divagaciones, la primera versión íntegra de El Despertar la acabamos en octubre de 2012. Como habían quedado cosas en el tintero que no estaban del todo a nuestro gusto, retomamos la lectura y esa autocorrección se nos alargó hasta mediados de enero de 2013. Por último, y como ya hemos comentado en más de una ocasión, ahora mismo nos encontramos en la última revisión antes de moverla por las editoriales. No creemos que se nos demore más allá del 15 de marzo. Por supuesto, os mantendremos informados en todo momento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro