¿Cómo surgió El Despertar?

Por empezar por el principio, muchos de vosotros queréis saber cómo se nos ocurrió escribir una novela del género de fantasía en los tiempos en los que estamos, cuando el ciclón Grey y las novelas eróticas son líderes de ventas. Sin contar, por supuesto, con el fenómeno Juego de Tronos, que mezcla fantasía, con intrigas palaciegas y sexo explícito.

Sinceramente, el germen ya estaba ahí desde hace años. Pero, en serio, todo empezó como casi todas las cosas, con una bravuconada, que fue respondida, acertadamente, con un: "Demuéstramelo". Esa palabra disparó un torrente literario que se plasmó en un primer capítulo escrito en apenas dos semanas y leído con avidez en una tarde. Aquella primera versión, de tres hojas impresas en papel usado, comprimida y llena de correcciones a bolígrafo, desató otra pregunta: ¿Escribirás el siguiente, verdad? La cuestión no era si íbamos a escribir la continuación, si no si seriamos capaces de terminar el relato. Ahí estaba el reto.

Estos fueron los comienzos de El Despertar. Queremos terminar con una frase de El Señor de los Anillos. La Comunidad del Anillo que es una de las más míticas de Bilbo que dice así: "Es muy peligroso, Frodo, cruzar la puerta. Vas hacia el Camino y si no cuidas tus pasos no sabes hacia dónde te arrastrarán."

Comentarios

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro