Comienza el curso y El Despertar prosigue andadura

Imagen
Tras nuestro descanso vacacional, merecido por otra parte, volvemos a la carga con otra entrada más. Como no os vamos a contar qué hemos hecho en nuestras escapadas estivales, ya que no somos ni ese tipo de personas, ni este blog trata de viajes intensos a lugares exóticos (aunque estemos trabajando en los retiros a lugares fantásticos incluso cuando se impone el descanso), os narraremos lo que nos aconteció justo antes de agosto: nuestro fugaz paso por la Navacom, Convención de Rol y Fantasía de Navacerrada, aunque os advertimos que hay poco que contar.
La impresión general sobre la convención fue buena. Volvimos a reencontrarnos con viejos conocidos, algún que otro «ciclofan» que hacía años que no veíamos y disfrutamos de una jornada interesante y fresquita, lo que ya de por sí hubiera sido una alegría con el calor que hizo en julio en Madrid. Con respecto a nuestra participación en la Navacom fue todo lo bien que cabía esperar. En este punto es donde más hincapié vamos a hacer ya …

¿Cómo fue el proceso de construcción de personajes?

Para nosotros los personajes son fundamentales en una buena historia y más cuando tienes la intención de contarla a través de sus ojos. Cuando estábamos en pleno proceso creativo, oímos a un autor la siguiente idea: Una novela tiene éxito si sus personajes son interesantes y carismáticos. Como ejemplo, James Bond, que a pesar de tener cincuenta años todavía conserva su tirón y aun le escucharemos muchas veces aquello de “mezclado, no agitado” (“shaken, not stirred”, para nuestros seguidores anglófonos, que sabemos son unos cuantos).

Boceto de Yfarur de D.P. Sánchez
Al principio perfilamos a nuestros tres protagonistas: Drakan, Atlas e Yfarur. Primero hablamos sobre ellos entre nosotros, dándolos forma, y después fuimos tomando nota de sus puntos fuertes y débiles y de sus pautas de conducta en un pequeño cuaderno de cuadros. Allí también garabateamos el germen de un cuarto personaje, una mujer, que después de una gran evolución terminó convirtiéndose en la zíngara, Alma. Este es el personaje que más ha cambiado desde el origen, cuando tan sólo existía en nuestras cabezas. Capítulo a capítulo pasó de dar equilibrio a la historia, eminentemente masculina, a ser parte fundamental del relato y apoderarse de nosotros, que caímos en su embrujo con gusto. Luego surgió el otro personaje femenino, Maika, la chiquilla. Por último, Gasick fue una petición directa de nuestro primer lector, que se había quedado con ganas de más caras verdes.

Para acabar, tranquilos que no nos enrollamos más, la ilustración que acompaña el texto es, cómo no, un boceto de Yfarur, posiblemente nuestro personaje estrella. Un dibujo de nuestro gran amigo, fantástico divulgador de El Despertar y dibujante amateur con mucho talento, Daniel P. Sánchez. Aunque tan solo es un esbozo, nos ha parecido interesante publicarlo en este apartado para fijar con una imagen algo tan intangible como el proceso de creación de personajes. Cómo de unos primeros trazos surgirá, con trabajo, esfuerzo e ilusión, una gran representación de nuestro elfo corrupto más querido por todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Editorial ViveLibro: un lobo con piel de cordero

En plena ola de calor, la máquina de El Despertar sigue viento en popa

Odiseas del formato electrónico: Amazon vs Casa del Libro